Tienda

La mañana se llenará de jardineros – Gabriel Chávez Casazola

$12.00

Un jardinero no es siempre la mejor persona en mi imaginario. Conocí muy niño las andanzas del jardinero de la primaria en la cual estudiaba con un profesor de quinto año. Ambos se ponían a beber en la oficina de intendencia a la hora del recreo, y en las noches se les veía cruzar la colonia con un bólido envueltos en la furia del alcohol. El jardinero comenzó a caerme mal desde que lo descubrí mirando las nalgas de una pubescente y él, al verse evidenciado, me lanzó un ademán interogatorio levantando la barbilla y frunciendo el ceño.

Casazola no sabía la historia de este jardinero, pero aún sabiéndola, no bastaría para que los jardineros no sean el símbolo de la esperanza. En algún libro suyo, el Dr. Enrique Dussel introduce un epígrafe de su hija (en ese entonces de 9 años) donde se lee: «No hay paz, hasta cortan las flores». Y sí, las flores han sido y serán el bello objeto de la naturaleza que nos ha dado menos oscuridad. Son por eso el reiterar de la vida, de la presencia de la vida, de la continuidad de la materia en el mundo. «Podrán cortar las flores, pero jamás detendrán la primavera» se lee, se escucha en algunas consignas de muchos grupos políticos. La primavera, así como la esperanza, se manifiesta en el cultivo, en la nueva semilla.

2 disponibles

SKU: 9789978348673 Categorías: , Etiquetas: , ,

admin

Somos Tres Gatos que aman el café y los libros. Para disfrutar de un ambiente amigable y leer mientras disfrutas un cafecito o hallas un libro visítanos.

Descripción

Un jardinero no es siempre la mejor persona en mi imaginario. Conocí muy niño las andanzas del jardinero de la primaria en la cual estudiaba con un profesor de quinto año. Ambos se ponían a beber en la oficina de intendencia a la hora del recreo, y en las noches se les veía cruzar la colonia con un bólido envueltos en la furia del alcohol. El jardinero comenzó a caerme mal desde que lo descubrí mirando las nalgas de una pubescente y él, al verse evidenciado, me lanzó un ademán interogatorio levantando la barbilla y frunciendo el ceño.

Casazola no sabía la historia de este jardinero, pero aún sabiéndola, no bastaría para que los jardineros no sean el símbolo de la esperanza. En algún libro suyo, el Dr. Enrique Dussel introduce un epígrafe de su hija (en ese entonces de 9 años) donde se lee: «No hay paz, hasta cortan las flores». Y sí, las flores han sido y serán el bello objeto de la naturaleza que nos ha dado menos oscuridad. Son por eso el reiterar de la vida, de la presencia de la vida, de la continuidad de la materia en el mundo. «Podrán cortar las flores, pero jamás detendrán la primavera» se lee, se escucha en algunas consignas de muchos grupos políticos. La primavera, así como la esperanza, se manifiesta en el cultivo, en la nueva semilla.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “La mañana se llenará de jardineros – Gabriel Chávez Casazola”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tamayo N23-59 y Veintimilla. Vamos al Whatsapp - Click tresgatoscafelibreria@gmail.com
LLEGAMOS DONDE ESTÉS
PREFIERE LO NUESTRO